AMENAZA REDUCCIONES AL PRESUPUESTO 2020 EN ANEXO 13.

AMENAZA REDUCCIONES AL PRESUPUESTO 2020 EN ANEXO 13. La creación del Anexo 13 permite identificar los rubros en que aplican, lo que debe reconsiderarse. Además, a simple vista, el Proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 (PPEF 2020)  parece mayor que el aprobado en 2019. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Probablemente esto se debe a que  se incluyeron en dicho Anexo 13, otros programas y transferencia de recursos o subsidios.

Parece que uno de ellos resulta especialmente relevante. Es la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores. Esto debido a que se destinan 37,957 millones de pesos para este programa. Sin embargo, este programa no necesariamente cubre el objetivo de reducir las brechas de desigualdad. https://cimacnoticias.com.mx/2019/10/07/la-oferta-del-gasto-publico-para-la-igualdad-de-genero-en-2020

AMENAZA REDUCCIONES AL PRESUPUESTO 2020 EN ANEXO 13.

Salud Materna en el presupuesto.

Finalmente el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva es la unidad responsable de operar el P020 salud materna sexual y reproductiva. Por lo tanto es de suma preocupación observar que el PPEF 2020 plantea una reducción global de -23% al P020. En conclusión, pasa de 2 mil 384 millones de pesos en 2019 a 1 mil 818 millones en este año. Como resultado plantea afectaciones a las 19 acciones para la salud reproductiva de las mujeres y 2 acciones para erradicar la violencia.

Dentro de las acciones que promueven la igualdad entre mujeres y hombres, se ubica la Acción 141:  Disminuir la mortalidad materna y del recién nacido.  Para ello se necesita identificar riesgos y daños en la salud perinatal y de la mujer. Por lo tanto, esto debería ser consecuentemente durante el embarazo, parto y puerperio,. Sin embargo, el rubro también registra una disminución del 27% respecto del PEF 2019.

           AMENAZA REDUCCIONES AL PRESUPUESTO 2020 EN ANEXO 13.

Acciones que promuevan la igualdad entre mujeres y hombres dentro del P020 

                               (cifras en millones de pesos de 2020)

Acciones 2019 2020 2019/ 2020

1.       Mejorar la calidad de la atención a la salud de las mujeres

NA 1.00  

2.       Disminuir la mortalidad materna y además del recién nacido, identificar riesgos y daños en la salud perinatal y de la salud de la mujer en el embarazo, parto y puerperio.

561.03 407.97 -27%

3.       Establecer un programa para mujeres y la igualdad de género

3.70 2.89 -22%

4.       Disminuir el ritmo del crecimiento de la mortalidad por cáncer de mama, con la provisión de servicios en su detección, diagnóstico, tratamiento y control.

339.92 241.18 -29%

5.     Disminuir las tasas de morbimortalidad por cáncer cérvico uterino, con servicios de promoción, prevención, detección, diagnóstico, tratamiento y control.

363.54 352.22 -3%

6.       Contribuir a que los adolescentes disfruten de una vida reproductiva sin riesgos, saludable y satisfactoria con servicios de planificación familiar y anticoncepción.

131.70 85.50 -35%

7.       Adquirir reactivos para diagnóstico del cáncer en la mujer.

4.22 1.21 -71%

8.       Reforzar acciones de investigación en salud mental con perspectiva de género

0.14 0.00 -100%

9.       Contribuir a la atención de pacientes con diagnóstico de cáncer de endometrio.

8.32 7.89 -5%

10.    Contribuir a la igualdad de oportunidades y el respeto del derecho a la protección de la salud entre mujeres y hombres, así como a la cultura institucional para la igualdad en la SS, a través de acciones afirmativas, de sensibilización, capacitación y difusión con perspectiva de género.

19.95 13.75 -31%

11.    Contribuir a que la población mexicana disfrute de una vida reproductiva satisfactoria, saludable y sin riesgos, a través de servicios de calidad en planificación familiar y anticoncepción, con énfasis en grupos con mayor vulnerabilidad

129.68 83.59 -36%

12.    Realizar acciones de post-mastectomía para elevar la calidad de vida de las mujeres con cáncer de mama

52.15 43.61 -16%

13.    Investigación en cáncer de mama y biomarcadores para mujeres de riesgo y para la detección temprana en cáncer de mama. Clínica de cáncer familiar

10.60 9.97 -6%

14.    Programa de acceso, atención, promoción, difusión e investigación del cáncer de ovario

29.09 24.77 -15%

15.    Cáncer de pulmón en mujeres con mutaciones de receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) no asociado a tabaquismo

18.30 14.46 -21%

16.    Atención a cáncer pulmonar en mujeres

2.90 3.05 5%

17.    Atención Integral de mujeres con asma

2.90 3.05 5%

18.    Atención a las mujeres con enfermedad pulmonar intersticial difusa (EPID): Neumonitis por hipersensibilidad y secundaria a enfermedad autoinmunes/reumatológicas

2.90 2.41 -17%

19.    Programa Integral para la Atención del Cáncer Cervicouterino Localmente Avanzado y Metastásico

22.09 18.09 -18%
TOTAL 1703.14 1316.61 -23%

Las disminuciones presupuestales hacia salud materna, son un obstáculo para el cumplimiento de los compromisos internacionales. Específicamente el de reducir la tasa de mortalidad materna en nuestro país, prevista en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals.htmlEs claro que una disminución presupuestal limitará las acciones y programas. La pérdida de años de vida saludable debido al cáncer de mama y cáncer cérvico-uterino es un duro golpe a las políticas que sin presupuesto suficiente solo serán palabras vacías.

AMENAZA REDUCCIONES AL PRESUPUESTO 2020 EN ANEXO 13. 

MOVIMIENTO CIUDADANO PARA INFORMAR Y REFLEXIONAR.

El Congreso de la Unión deberá votar el presupuesto final el próximo 15 de noviembre. Se realizó una Reunión urgente de ONGs para analizar el impacto de estos recortes. Se propuso llevar a cabo una estrategia de información masiva. Principalmente se destina a tomadores de decisión. Se consideró necesario visibilizar el grave problema que se avecina ante estos recortes presupuestales.  Las/los participantes en dicha Reunión decidimos enviar mensajes vía Twitter a Diputadas/os de las Comisiones de Género, Presupuesto y Salud .

Se buscará informarles el negativo impacto de esta reducción. Especialmente se les solicitará que considerando la vida y la salud de las mujeres es urgente que se realicen las modificaciones necesarias al P020.  También se invitará a ciudadanas/os interesadas en la vida y la salud de las mujeres para que se sumen a esta estrategia. En conclusión, este ejercicio ciudadano permitirá que circule información que apoye en la toma de decisiones responsables.

Ejemplo de textos sugeridos para los Twitters:

El #PEF2020 recorta 29% la inversión en acciones para disminuir la mortalidad por cáncer de mama, limitando el acceso a servicios para la detección, diagnóstico, tratamiento y control. #PEF2020Salud @Miroslava_SG

El #PEF2020 reduce 24% al #P020 Programa de Salud Materna, Sexual y Reproductiva al pasar de 2 mil 384 mdp en 2019 a 1 mil 818 mdp para 2020, lo que plantea afectaciones a las 19 acciones para la salud reproductiva de las mujeres. @Miroslava_SG

Solicite mayor información al correo srandrea@prodigy.net.mx

Fuente: Fragmento de la información proporcionada por FUNDAR y por el CPMS.

Responsable: E.S.P. Andrea Saldaña Rivera.

 

Solo buscaba a Dios.

 

Andrea Saldaña Rivera.

Solo buscaba a Dios. Habría que precisar que esto pasó en la década de los 50s. El Padre Roberto Murrieta era el párroco de mi pueblo. Conforme las enseñanzas de la religión en la familia asistí a misa los domingos y fiestas de guardar. La misa se oficiaba en latín. Recuerdo las únicas frases que aprendí. El cura iniciaba diciendo “In nómine Patris, et Fílii, et Spíritus Sancti”a lo que contestábamos luego de persignarnos “Amen”. El continuaba diciendo “ Dóminus vobíscum” y en coro respondíamos . “Et cum spíritu tuo” y pare usted de contar. Mientras el cura recitaba párrafos interminables en latín, yo veía las caras de quienes padecían de la misma ignorancia. Sin embargo, honraban su fe mostrando el mayor de los silencios, en especial a la hora del sermón, que si era en español.

Reconocía el final de la misa al escuchar nuevamente la conocida frase “Dóminus vobíscum” a la que respondíamos “Et cum spíritu tuo”, y para darnos la bendición siempre la frase “Benedícat vos omnípotens Deus, Pater, et Fílius, et Spíritus Sanc tus” y nuestra frase final de “Amen” para luego dar la vuelta hacia la salida donde apenas alcanzábamos a escuchar “Ite, missa est”  El “Deo grátias” se lo dejábamos a las señoras que fijaban en mí su mirada acusadora. Yo, siempre la ignoraba mostrando la mejor de mis sonrisas.

Solo buscaba a Dios.

Me atraía la variedad de fruta que vendían en el jardín. El canto de las aves volando entre las ramas de los árboles. Las numerosas flores de colores tan vivos y el néctar tan apreciado por aquellas abejas en los días calurosos, soleados y perfectos. La música emanaba del quiosco y de las neverías. Las amigas, me alcanzaban corriendo. Esa bendita infancia, me la sirvieron en charola de plata.

Asistir al catecismo era otra de las ocupaciones propias de esa edad. Me aburría un poco esa repetición casi cantada de las oraciones. Olvidaba decir que usaba pantalones. Al parecer mi padre esperaba y deseaba un varón, pero llegué yo. Imagino que se consolaba al verme en tales prendas. Resultaban de lo más cómodas para mí.

El Padre Murrieta reparó en mi vestimenta, se acercó y me dijo: “ No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer, porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace” (Deuteronomio 22.5). Ante la mirada sorprendida y mi silencio el dijo: “Dígale a su mamá que le ponga vestido para venir a la iglesia”. Le contesté “no tengo vestidos”. El insistió “Dígale que le compre uno, se va a ver más bonita”, le rebatí mirándole a los ojos diciendo simplemente “a que nó”.

Solo buscaba a Dios.

El se me quedó viendo y yo le sostuve la mirada y crucé los brazos. Como advertencia final me dijo “A la iglesia no debe venir vestida de pantalones”. Retadora le contesté “pues entonces, voy a buscar a Dios en otro lado, pero yo no uso vestido”. El sacerdote quiso ocultar una sonrisa que debió esconder en sus palabras finales para enfatizar que era el final del incidente “Está bien, vengase vestida como quiera, pero no falle al catecismo, es uno de los caminos para encontrar a Dios”.

Imagino que rogó en su interior para ser perdonado. En aquellos años la Biblia se interpretaba con mayor severidad (¿intolerancia?). No se permitían cuestionamientos o reflexiones. Hoy, sé que debe haber rezado con esperanza, pidiendo comprensión, algo que él tenía y que yo, aún desconocía. No creo que pudiera calificarse de locura, aunque “turbación” aparece como sinónimo. Aún ahora, muchos años después, puedo asegurar que es la palabra perfecta del estado en que quedó ese día el buen Padre Roberto Murrieta.

Las locuras de los curas.Tristeza y alegría… viajando en el tren.

 

Andrea Saldaña Rivera

Tristeza y alegría…viajando en el tren.

Tristeza y alegría… viajando en el tren. Para una despedida, una que sea frugal, sin protocolo, mientras el llanto resbala silencioso, hay que dar el adiós de una forma callada. Con forma de mujer y la tristeza oculta, afónica del alma. El cura de mi pueblo repartía bendiciones en la estación del tren. Mujeres y algunos cuantos hombres, agradecían los años de apoyos y servicios.

La iglesia seguiría, llegaría su reemplazo, confirmó varias veces esperando traer con esa información, consuelo para todos. Ya no sería lo mismo, repetían afligidos. El cura estaba triste y muy adolorido. A lo lejos, se escuchó al conductor, llegó clara la alerta y la señal de siempre, acostumbrada entonces: Vaaaámonooos, repitió varias veces ante tal multitud.

Tristeza y alegría… viajando en el tren.

El cura subió al tren, no tenía otro remedio. El pañuelo de nuevo enjugaba su llanto, agitando su mano les bendijo, en un gesto fraterno. El tren, fue dejando a lo lejos aquella muchedumbre. Esperó unos minutos. El horizonte huía, ya borroso… a lo lejos. Se encaminó a su asiento y subió su maleta.

Saludó con ternura. La mujer a su lado se recargó en su pecho. Un brillo de alegría apareció en sus ojos, sus labios ya rozaban suavemente su rostro. Ella tomó sus manos y las posó en su vientre, donde una nueva vida alegraba su día, tan lleno de esperanza. https://actualidad.rt.com/sociedad/view/129333-papa-francisco-curas-matrimonios

Tristeza y alegría… viajando en el tren.

sacerdote despidiéndose en la estación del FFCC

Como si se mirasen al frente en un espejo, él dijo para ambos sin retirar sus manos: “que locura, que divina locura. Dale voz al silencio de nuestro amor callado. No hubiera sido honesto seguir como si nada. No hubiera sido digno dedicarles la vida y romperme a pedazos y dejarlos a ustedes con tan solo migajas. La suma de los días, la inquietud de las noches, serán tan solo nuestras. Tú, dime si hay algo más…que de mí necesites. Dime, si yo preciso, defenderme de ser, tan solo lo que soy para vivir contigo”. Ella miró sus ojos muy cerca de los suyos, se acurrucó de nuevo para decir muy quedo “te acepto como eres para toda la vida”.

ANCIANIDAD, SENECTUD, VEJEZ.

Ancianidad, Senectud, Vejez, cuando la disciplina y los hábitos son un buen sustituto del bastón. Por alguna razón se busca atenuar el dolor de la partida de contemporáneos. Decimos, “ya era grande”, aunque haya tenido menos o los mismos años que calzamos. Vemos con claridad el deterioro de los muebles y la casa, para olvidar el nuestro. Sonreímos ante la frase de cortesía “…como el vino, mientras más años de añejo, menos se nota lo viejo” o la frase “…como Santa Elena, cada día más buena”.

No cabe duda que la madurez y la senectud tienen sus encantos, sus prerrogativas. Jorge Luis Borges se refirió a ella diciendo: “La vejez (tal es el nombre que los otros le dan) puede ser el tiempo de nuestra dicha. El animal ha muerto o casi ha muerto”. https://www.poemas-del-alma.com/elogio-de-la-sombra.htm

El placer, no puede ser una palabra desterrada por la represión sociocultural y religiosa, especialmente para la etapa de la senectud. Al menos, no de manera obligada. Los apetitos rara vez se satisfacen al grado de no desear nada más. La sexualidad con sus mitos y prejuicios solo admite antónimos: seres o asexuados o perversos. Nada más lejos de la realidad. Luchar contra el desconocimiento, por los derechos humanos de la senectud, no es solo tarea de viejas/os. La certeza de que se llegará a esta etapa, si se tiene suficiente vida, debería ser un aliciente para buscar la construcción de una sociedad, para toda edad.

EPILOGO

La muerte, se presenta a cualquier edad, no es privativa de la senectud. Tal vez en esta etapa se toma con mayor seriedad, una de las razones por las que agradece cada mañana el regalo de un nuevo día. Ante el anochecer de la vida, la posibilidad de partir, tal vez la frase del mismo Borges: “Pronto sabré quien soy”, sea el mejor preámbulo… una buena compañera.

, ,

Salud Pública, congruencia y propósito en la vida…

(Fragmento)

Orgullosamente Sanitarista.

Andrea Saldaña Rivera

Salud Pública, congruencia y propósito en la vida, matiz de historias, de acciones… https://www.smsp.org.mx/hidalgo_2019/Cuando ofrecieron la beca para estudiar salud pública sentí que no debería aceptar. No era solo el temor a quedarme a medio camino, el subconsciente advertía que si la respuesta era afirmativa, me quedaría para siempre. Y eso fue lo que pasó.

Al estudiar, consideré que la salud pública podría también definirse con las palabras con que Quevedo hablaba del amor “ … es hielo abrasador. Es fuego helado. Como herida que duele y no se siente”.  Pienso en los responsables de que haya asumido tal compromiso: mis maestros/as. En esa generación tuvimos a los grandes en los campos de su especialidad. María Guadalupe Frausto Pérez, figura central de la enfermería en salud pública a nivel nacional. Formadora de 40 generaciones de sanitaristas, una comprometida profesional, sus reconocimientos han hecho justicia a su entrega y dedicación.

Reconocimiento

El maestro Luis Peregrina, también coordinador de mis prácticas de campo y  el antropólogo, investigador e indigenista mexicano Ricardo Pozas Arciniegas. Autor de Juan Pérez Jolote, biografía de un tzotzil, Los mazatecos y Chamula, un pueblo indio de los altos de Chiapas. Ambos tuvieron una influencia común, el primero con la estadística. Con el segundo logré atisbar otro México, sus lecturas ayudaron a entender , valorar  y buscar la esencia de los pueblos indígenas, de su cultura. Al menos en lo concerniente a los aspectos que impactan en su salud.

Hubo muchos más maestros/as, a los docentes de planta debían sumarse los invitados/as, que han dejado testimonio de su trayectoria en las páginas de la academia, de la historia de nuestra formación.

Salud Pública “Soñar en rosas e inventar estrellas”.

Recipiendiaria en el año 2009.

Mis compañeros bromeaban sobre el idealismo y la ingenuidad, provinciana al fin, concluían. Lejos de molestarme, probablemente me sentía halagada.  Mis fuentes de aprendizaje de la vida habían sido los libros, el radio y las películas, los boleros románticos de moda. Afición o adicción de la adolescencia, especialmente algunas como “eternamente, toda una vida, usted, gema, sabor de engaño…” También a los poemas de tantos escritores/as que impulsaban en la tarea de, a la manera de Sabines “soñar en rosas e inventar estrellas”.

Epílogo.

En conclusión, era la década de los 60s. La represión sexual y el puritanismo se sostenían  en gran medida por el contexto social y cultural. Como resultado la crítica, la fiscalización y el manejo por la culpa se ejercían en forma abierta. Consecuentemente los discursos y prácticas matizaban el cómo entender y ejercer la sexualidad. Finalmente luego de la publicación del Informe Kinsey y de otros eventos de impacto en la década de los 70s se abrió la posibilidad de iniciar la educación sexual.

Fuente: Claroscuros de Salud Pública…. Editorial Edamex. 2012.

,

Una golondrina no hace verano.

Una golondrina no hace verano, generalizar no es apropiado. Las víctimas de acoso sexual, son mujeres.¿hay que hablar del acoso en ambos géneros? El escritor francés Alejandro Dumas, (hijo) dejó la frase “Todas las generalizaciones son peligrosas”. Incluida ésta. Estoy de acuerdo. No todas las víctimas de acoso sexual son mujeres, si bien la estadística habla de una mayoría. El aire mueve las ramas en una especie de sinfonía. ¿Podemos generalizar afirmando que siempre es un elemento poético? Hay vendavales que arrancan árboles desde la raíz. Tampoco se puede generalizar diciendo que el aire es devastador. De nuevo, una golondrina no hace verano. Podemos parafrasear a Caleb Carr diciendo que “No se puede objetivar lo subjetivo, ni generalizar lo específico”.

Una golondrina no hace verano.

Una anécdota sobre el acoso de una chica a un joven, pretendió documentar la diferencia de reacciones. Se mostraron casos en los que observadores, hombres o mujeres, actúan diferente ante el acoso, según quien sea la víctima. Los testigos hombres y mujeres, hacían caso omiso de la situación, cuando la víctima de acoso era del sexo masculino. Incluso, ambos increpaban al hombre con frases como “no seas marica” o “estás loco, la chica es guapísima”. Él, repetía frases que dejaban fuera de duda su negativa. Los videos mostraron que las respuestas no fueron iguales ante roles contrarios. Hombres acosados por hombres también han sido grabados. http://www.elhorizonte.mx/nacional/difunden-video-de-acoso-sexual-a-hombre-en-el-metro/2192722Concluían asumiendo que siempre se reacciona a favor de la mujer acosada, lo cual es una generalización de una muestra insuficiente.

Una golondrina no hace verano.

No estoy en contra de sondeos o experimentos. Me opongo a la generalización de resultados. “Una golondrina no hace verano”, dice el refrán. Se refiere a que un solo hecho, sondeo o experimento y sus resultados no son suficientes. No para generalizar. También lo asumo para el caso del cual fui testigo, entiendo que una golondrina no hace verano. Un hombre, víctima de acoso en grado de tentativa. Fue apoyado por dos mujeres, yo fui una de ellas.

Asistía a una Reunión Nacional en León Guanajuato. No quise perderme la actividad recreativa: Una “callejoneada”. La estudiantina tocando y las/los asistentes cantando, bailando y recorriendo los callejones de Guanajuato. Fuimos al parquecito que se encuentra frente al Teatro Juárez. Sitio de reunión y salida. Eramos mi compañera de cuarto y yo. Entre la algarabía y centenares de personas, encontramos a un excelente amigo. Era titular de una importante Dirección de nivel nacional. Le llamaré José. Una mujer joven y guapa se colgaba de su brazo.

Su mirada me recordó la del náufrago en un bote a merced de la tormenta. He visto el brillo de la esperanza, en las pupilas de los náufragos de esas pinturas y de los pacientes en los hospitales. Lo vi en los ojos de José. Con gentileza se soltó de su acompañante para saludarnos. Nos dijo al oído “no me dejen solo, mi esposa no vino y esta mujer no deja de acosarme”.

Una golondrina no hace verano.

El acoso:¿ es patología, cultura, otros??

Se acercó la mujer, realmente era bella. Vestía muy elegante. Su actitud nos molestó a mi amiga y a mi. Sin mirarnos, se dirigió a José  y sonriente le dijo “entonces que doctor, ¿seguimos revisando nuestro proyecto?” Mi amiga y yo nos habíamos colocado a cada lado de José. Nos colgamos de cada brazo y con una sonrisa similar la enfrentamos diciendo “te descuidaste, ya te lo ganamos”. El siguió la broma, aunque lo sentimos respirar más tranquilo. Caminamos juntos los tres iniciando el recorrido. En varias ocasiones la mujer trató de separarnos, sin lograrlo. José solo sonreía educadamente ante sus frases cada vez más directas.

En una calle débilmente iluminada, corrimos hacia uno de los angostos callejones. Logramos perderla de vista. Entramos al primer Restaurante que encontramos. Un café nos ayudó a tranquilizarnos. Comentamos lo increíble de la situación. No entiendo a las mujeres, pero tampoco a los hombres que recurren al acoso.

¿Cuál es el fondo del tema sobre el acoso sexual en ambos géneros? Las elevadas estadísticas sobre este delito las cometen hombres con víctimas del sexo femenino. No hay duda, a pesar del subregistro. Por otra parte, es válido preguntarse si en el acoso sexual de mujeres a hombres o de hombres a hombres, el sub-registro es mayor.

Una golondrina no hace verano.

¿Siempre procede la denuncia?

Las razones de la falta de denuncia podrían ser el estigma cultural que enfrenta el hombre que hace uso de su derecho a decir “NO”. Hay sondeos e investigaciones sobre la percepción y los comportamientos del acoso por género. https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/39531/Pages%20from%20Investigacion_Genero_12-13-408-5.pdf  Otras razones como la falta de cultura de la denuncia, falta de leyes, protocolos y servicios accesibles impacta en todas las víctimas.

¿ Será que los asuntos de acoso “femenino” se visibilizan más?. En especial cuando uno, o ambos, son personajes que generan más interés en prensa y redes sociales. Al abordar el acoso sexual de o hacia personas de la comunidad LGBT, es posible que el asunto tendría más variables, mitos y tabúes.

Estoy segura que José guardó ese acoso en el mayor de los secretos. Nos pidió discreción por él, por su familia, pero también por la dama en cuestión. Mi buen amigo. El acoso quedó en grado de tentativa y en silencio.  ¿Sería…su estrategia, nuestro apoyo o complicidad para ocultar el hecho?

Conclusión.

#Hetoo. #ElTambién.

A la distancia, comparto con nostalgia esta anécdota. Me dá pié para ver otras aristas del tema. Hay respuestas creativas al acoso. https://xn--andreasaldaa-khb.online/mujeres-y-derechos-humanos/correctivos-creativos-contra-acoso/  Tal vez más de alguno/a las reconozca.

Hay una frase que se dice sobre las mujeres, se acepta que muchas de ellas tienen un gran defecto: “ Que a menudo… se les olvida lo mucho que valen” .  https://xn--andreasaldaa-khb.online/mujer-y-politica/8-de-marzo-dia-internacional-de-la-mujer/ Será que en algunos hombres también podría aplicarse esta frase?

A manera de conclusión comparto una frase: “Existen secretos legítimos: tu historial médico. Pero el secreto no debería ser usado para cubrir abusos.” Es una frase de Julián Assange, quien es nada más ni nada menos que programador, periodista y activista de internet. Australiano nacionalizado ecuatoriano. Más conocido por ser el fundador, editor y portavoz del sitio Web WikiLeaks.

Si es que aún no se generaliza un #Hastag  para invitar a víctimas o testigos a sumar sus anécdotas sobre el acoso sexual a hombres o niños (por hombres y/o por mujeres) me sumo a esta propuesta al compartir un caso del cual fui testigo. Queda la invitación.  #Hetoo. #ElTambién. Podría  recopilar relatos de  víctimas de ambos géneros. Ampliaría el conocimiento sobre el tema. Permitiría un mayor acercamiento al objetivo que perseguimos: Igualdad, ni más, ni menos. Al menos para darnos el permiso de analizar el tema de acoso sexual, con perspectiva de género, su prevención y atención integral.

El cariño por su abuela.

El cariño por su abuela. Era uno de los sentimientos que la acompañaba desde siempre. No sabía si era temor o timidez. La recordaba tan diferente. Sin embargo, trataba de sobreponerse.  Las fotos en la sala mostraban un rostro bello, una mirada cálida y una sonrisa amplia.  El cariño, los abrazos, los cuidados, las anécdotas y hasta las bromas se mezclaban en su mente.

Surgían especialmente cuando se acercaba a la recámara donde estaba ella, postrada por los años. La inmovilidad de no sabía que enfermedad carcomía diariamente sus días. https://ansiedadesclinicas.com/2012/03/14/sensacion-de-muerte-inminente/Se preparaba para el monólogo. La abuela no hablaba. Una más de las secuelas. Contestaba afirmativa o negativamente apretando una o dos veces la mano de su visitante.

Escuchó a su madre, hablaba con la abuela. Esperó para no interrumpir el momento. Le decía a la abuela ¿Te gustaría ver el atardecer frente al mar? Y luego de unos segundos agregó ¿Qué te parecería un recorrido por Tampico y la playa de Cd Madero?, “Hecho” fue la misma voz. “, Bueno, pero será mañana, hoy tengo que ir al médico”. La sorpresa la inmovilizó por unos segundos. Hacía años que la abuela no salía de su recámara.

Algo desconcertada caminó unos pasos hacia la sala simulando su llegada. “Hola mamá”, saludó acompañando con un beso sus palabras. “Hola hija, pasa, ¿vienes a saludar a tu abuela? Luego de asentir en silencio, tomó todo el aire que sus pulmones le permitieron. Entró, esbozando una sonrisa.

El cariño por su abuela.

Pensó que, a veces, la muerte tiene un preludio. En el caso de la abuela todos sabían que estaba a punto de partir. Tomaron la noticia con tristeza, sin preguntas. Cosa de los años, fue la conclusión. Todos sabían que el tiempo podría ser un instante o parecer una eternidad. Saludó a la abuela poniendo la cara más alegre que pudo. Besar la frente y las mejillas era todo un ritual, que no siempre podía terminar sin emoción. Se controlaba. Su madre les había advertido de la importancia de hacer pasar buenos ratos a la abuela. “Mientras la abuela esté viva, haremos lo posible por cumplir con todos sus gustos”. Les había advertido.

La abuela se durmió. Ella recordó el ofrecimiento de su madre sobre ese atardecer en Tampico, Tamps y en la playa de Madero. Pensó que el fin de la abuela tendría que estar más cerca. Se preguntó si ese ofrecimiento tendría algo que ver con “la última voluntad”. Habría que preguntar. Siempre consideró que, si pudiera, a ella le gustaría esperar la muerte, frente al mar. Sería porque las imágenes, silencios y sonidos de todos los elementos generan diferentes emociones. Desde la lentitud del vuelo de las aves, hasta el sollozo de los cetáceos en el fondo del mar, todo contribuye para imaginarlo como un desenlace digno, un vibrante y conmovedor final.El cariño por su abuela. Más intenso cada día. Podía entender ese último deseo. Es más común de lo que una espera.   http://www.upsocl.com/mundo/anciana-queria-cumplir-su-ultimo-deseo-antes-de-morir-entonces-un-paramedico-la-lleva-al-mar/

El cariño por su abuela.

La abuela despertó y ella aprovechó para preguntarle ¿Así que quieres ver el atardecer en el mar? Un fuerte apretón de manos fue la afirmativa respuesta. ¿Recorrer Tampico y llegar a la playa de Madero, Precisamente? Nuevamente el apretón afirmando la respuesta. Estuvo unos minutos más y se despidió. Tenía que regresar a la oficina donde trabajaba como ejecutiva de una importante firma.

Por la tarde una llamada vino a romper la monotonía. Avisaron del Hospital que su madre había sufrido un accidente. El médico les informó que el traumatismo le dejaría inconsciente varios días. Pero que las posibilidades para recuperarse eran muy buenas. La familia se organizó para turnarse. Ahora tenían el cuidado de la abuela y de su madre. Luego de unos días notó que su abuela estaba muy intranquila. Le informó que su madre estaba en el hospital para justificar su ausencia, pero no que estaba inconsciente. El médico fue llamado. Luego de revisar a la abuela confirmó lo que ya sabían “cuestión de horas o días”.

Recordó el ofrecimiento de su madre y volvió a preguntarle a su abuela. ¿Así que quieres ver el atardecer en el mar? Un fuerte apretón de manos fue la afirmativa respuesta. ¿en la playa de Madero, Tamps. Precisamente? Nuevamente el apretón afirmando la respuesta. Imaginó los recuerdos de su abuela. Vivió muchos años en esa ciudad. Las anécdotas de sus visitas a la playa eran repetidas con frecuencia por la abuela a toda la familia.

El cariño por su abuela.

La última voluntad.

Habló con dos de sus hermanos, les planteó su temor respecto a la “última voluntad” de su abuela. https://fitnesslifestylehealthclub.com/cuidado-de-la-salud/hacer-frente-a-una-muerte-inminente.html Después de analizar y discutir por varias horas lo decidieron. Entre los tres llevarían a la abuela a ver el atardecer en el mar de Cd Madero, Tamps. Los demás hermanos quedarían al cuidado de su madre. Rentaron una limusina y salieron por la mañana con la abuela.

Evocó el recorrido de San Luis Potosí a Tampico por la “carretera vieja”. Iba al lado de su abuela, quien se veía feliz. Llegaron al Restaurante de Santa Catarina, al mejor. Recordó que su abuela disfrutaba del platillo típico del lugar. “Una probadita” le dijo ofreciendo cuidadosamente el guiso para el almuerzo. La abuela lo comió todo sin hacerse del rogar.

Siguieron el camino, pero la abuela empezó a quejarse y terminó vomitando. “Ooops creo que le hizo daño” comentó con sus hermanos. Luego de discutir acaloradamente recriminandose mutuamente  terminaron por entender que, como dice el refrán “a palo dado ni Dios lo quita”. Le dieron algunos antiácidos y un antiespasmódico. El cariño por su abuela. Seguramente eso fue lo que le ayudó  a contener la náusea. Se puso a limpiar los asientos y con un “aromatizante” terminó por dejar  la limusina “como si nada hubiera pasado“. La abuela se durmió y siguieron camino. Por la tarde llegaron a la playa de Cd. Madero, cerca de Tampico, Tamps.

El cariño por su abuela.

La última voluntad.

Estacionaron frente al mar, abrieron la portezuela y la abuela pudo verlo. Las olas estaban bravas y el aire corría suavemente. Disfrutaron en silencio un par de horas. Todo había valido la pena. La última voluntad de la abuela se había cumplido. Unas lágrimas brotaron suavemente de los ojos de la abuela, los nietos las sintieron como propias. El momento era tal como ella lo había imaginado …” las imágenes, silencios y sonidos de todos los elementos generan diferentes emociones” Ahora estaba segura que habían hecho lo correcto.

El regreso fue más apacible. La abuela durmió todo el camino. Incluso tanto, que en momentos se acercaba a su rostro, solo para constatar que siguiera respirando. El teléfono interrumpió sus pensamientos. Era la voz de su madre, no se escuchaba muy contenta aunque si muy recuperada.

El cariño por su abuela.

¿A donde se llevaron a la abuela?

Pero que fregados andan haciendo con la abuela”. Luego siguió un desfile de improperios incluyendo palabras que nunca antes le había escuchado. Las recriminaciones le impedían articular palabra. Cuando al fin pudo explicar la odisea, el buen final de la misma y asegurarle el buen estado de salud de la abuela, la madre empezó a reírse.

Por más que su madre trataba de hablar, la risa se lo impedía. Al fin se calmó y le dijo “Pero si serás pendeja, tu abuela mira diferentes videos en su televisión. Ese día que escuchaste yo le preguntaba cual video quería ver para ponerlo al día siguiente”.

Al llegar a casa, entre los tres hermanos cargaron a la abuela de regreso a su habitación. A ella le pareció que la abuela tenía en su rostro una pícara sonrisa. La llamó quedamente al oído “Abuela, abuela, ¿estás bien?”.  La abuela apretó la mano afirmativamente, sonrió… y le hizo un guiño con los ojos.